Durante la semana del 25 al 28 de abril estamos celebrando en nuestro colegio la Semana Cultural del Centro. Hemos realizado numerosas actividades durante estos días, casi todas ellas relacionadas con nuestro proyecto estrella, Un Cole de Alu-Cine. Como colofón a la Semana de Alu-Cine, el viernes 28 es la celebración del Día del Centro. Tratando de dar espacio a la participación de la Comunidad Educativa están invitadas a participar en esta celebración las familias, asociaciones, instituciones y vecinos del barrio que quieran acercarse al Gabriel y Galán.

Pero no sólo como espectadores, gran parte de las actividades están organizadas y dirigidas por miembros del secretariado Gitano, por nuestros artistas MUSE, monitoras de AFC, todos ellos colaboradores habituales en este tipo de eventos.

Hemos tenido en este día talleres de acrobacia con telas, yoga, cine, juegos diversos, talleres de expresión artística, y un divertido taller participativo de zumba para cerrar el día, en el que todo el cole, desde alumnos a profesores, monitoras, artistas, y  en general todos los participantes han bailado en un ambiente excelente. A través de la danza y la expresión corporal también se tejen vínculos. Además de todo ésto, los niños se han convertido por unas horas en personajes de película, gracias a la buena mano y a la inspiración artística de Montaña y Nuqui, que han pintado sus caras en su espacio de maquillaje artístico. Por los pasillos del cole se han paseado personajes de Avatar, heridos, hadas, el Sombrerero de la Alicia de Tim Burton... convirtiendo las aulas en platós imaginarios en los que la ilusión y la fantasía se contagiaba de unos a otros.

Durante toda la semana se han realizado muchas otras actividades: cuentacuentos, con una adaptación del Principito de lo más divertida, en la que los niños disfrutaron de lo lindo. Hemos tenido también proyección de películas y cortos, acompañadas de charlas de motivación para incorporación a la sociedad de manera activa y participativa, en la que han sido protagonistas jóvenes gitanas que están estudiando ciclos formativos. También ha habido un pase para padres y familias tratando de fomentar su participación en la vida escolar al mismo tiempo que se hacen más sensibles y receptivos, aprendiendo a dar importancia a la educación de sus hijos como herramienta de desarrollo y como oportunidad para construir un futuro mejor.

Estamos convencidos de que, si bien organizar y desarrollar todas estas actividades supone un esfuerzo considerable, merece la pena flexibilizar nuestra propuesta educativa durante esos días, en los que nos alejamos del currículum formal para hacer sitio a otras formas de acercarse a la cultura y al arte, rescatando el currículum oculto, todo ese depósito de experiencia y conocimiento que muchas veces no aflora a la superficie porque no se le concede espacio ni se hace visible. Hacemos a nuestros alumnos receptores de los valores que aportan miembros de su propia comunidad, del barrio,  de jóveves que han sabido encontrar su propio camino, demostrando que los estereotipos son sólo eso, un imaginario popular que es necesario deshacer para que los jóvenes de Aldea Moret se den cuenta que, como en cualquier otra parte, con esfuerzo e ilusión, se puede conseguir cualquier objetivo.