IMG 20200306 WA0004IMG 20200306 WA0004IMG 20200306 WA0004

Todo llega en esta vida. Creemos que el tiempo no nos alcanzará nunca, pero apenas sin darnos cuenta, se nos echa encima y nos recuerda qué importante es vivir despiertos, con pasión e intensidad cada momento.

Y así es, Isabel. Tu jubilación llegó, y con ella una nueva etapa que ahora comienzas. Liberada de algunas obligaciones y tareas, pero con otras responsabilidades que ahora te ocuparán: madre, hija, amiga... No olvides nunca que aquí dejas, además de compañeros, un buen puñado de gente que te quiere y te valora. Se va Isabel, o Maribel para algunos, y nos deja un buen recuerdo a todos: gran profesional, magnífica compañera, y alguien dispuesta siempre a escuchar con una sonrisa en la cara. Jamás una queja, nunca críticas gratuítas, y siempre dispuesta a sumar. Hay gente que hace mucho ruído y se hace notar de esta manera. Otros, como tu Isabel, desde la discreción y la calma ayudan a construir un buen ambiente día a día y dejan, sin esfuerzo, sin que apenas se note, un sutil aroma, el recuerdo y el ejemplo de que, siempre, es decisión nuestra la manera en que decidimos estar y participar. Gracias por estos años compartidos y hasta siempre Isabel.

 

IMG 20200306 WA0004IMG 20200306 WA0004IMG 20200306 WA0004